Bart Van Goethem, microficción, relato de una línea, la vida es demasiado corta para historias largas, literatura, relatos cortos, gif, lectura rápida - HeadStuff.org

Microficción:

La no tan gran escapada

«¡ATCHOUM!… oops.»

La vida secreta de Enrique VIII

Gay.

La bailarina maltratada

Después de que todos se fueran, ella hizo interminables piruetas sobre su tumba.

Mi día en la fábrica de donuts

«Agujeros. Se suponía que tenías que hacer agujeros en ellos.»

Ahora soy humano

«Me costó dos matrimonios y tres hijos, pero al final lo conseguí.»

El hombre del siglo XXI – Un estudio

«Pongo, luego existo.»

Una tradición de matar

«Papá, ¿a qué te dedicas?»

El arte de Procrasti

El oso que odiaba la primavera

Se despertó y descubrió que los erizos, una vez más, habían pegado todos los muebles al techo de su cueva.

El adiós

«Yo también.»

Última visita a Nan

«¿Por qué no me dio el dinero?», sollozó en el estrado.

El asesino de la aguja

«No se acordará de que hice esto cuando sea mayor», se repetía su madre.

La tragedia del vuelo 147

«Te reto», se burló Michael, de siete años, de su hermano, que tenía las manos firmes en la palanca de la puerta.

La ejecución de un granjero

«Perdí toda la fe cuando me di cuenta de que no todas las orugas se convierten en mariposas.»

El boxeador de las sombras

Siempre perdía a los puntos.

Los ronquidos

Entonces, una mañana, empezó a ponerle un miligramo de polonio en el café.

El fantasma del GPS

«Oh, genial, en mitad de la noche y me manda a una calle sin salida.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.