El acné es una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo, pero identificarlo puede ser complicado. En algunos casos, puede tener un quiste sebáceo que se confunde con un grano. Pero, ¿cómo identificar y tratar el acné y los quistes sebáceos? Aquí tienes unos cuantos consejos importantes.

Identificar el acné

El acné suele aparecer cuando la grasa y las células muertas de la piel quedan atrapadas en los poros y los folículos pilosos. También hay ciertos tipos de bacterias que pueden contribuir al desarrollo del acné. Puede aparecer en casi cualquier parte del cuerpo. Algunas de las zonas más comunes donde se encuentra el acné son la cara, la frente, el pecho, la parte superior de la espalda y los hombros. Afortunadamente, identificar los síntomas del acné es relativamente sencillo. Los efectos más comunes de este trastorno de la piel suelen ser puntos blancos, puntos negros, pápulas, granos (pústulas) y nódulos. Los granos son uno de los síntomas del acné más fácilmente identificables por su aspecto. Estas pústulas aparecen como pequeñas manchas rojas o blancas en la piel. Esto es el resultado del pus en la punta de la pústula, y pueden aparecer en cualquier parte de la cara. Los puntos negros pueden aparecer con más frecuencia en la nariz y la frente. Existen diversos grados de esta afección: algunas personas pueden experimentar pequeños brotes, mientras que otras pueden sufrir nódulos dolorosos bajo la piel. La mayoría de los casos de acné se diagnostican visualmente basándose en los síntomas mencionados anteriormente.

Identificación de los quistes sebáceos

A diferencia de los granos que suelen aparecer con el acné, los quistes sebáceos se forman cuando el líquido de queratina queda atrapado cerca de un folículo piloso dañado o de un conducto bloqueado debajo de la piel. Esto significa que los quistes sebáceos se encuentran bajo la piel, a diferencia de los granos, que suelen formarse mucho más cerca de la capa más externa de la piel. Desgraciadamente, esto significa que los quistes no se pueden «reventar» como se haría con un grano normal. En este caso, picar o rascar un quiste sebáceo haría mucho más daño que bien. Si no está seguro de si tiene o no un quiste, busque un bulto en forma de cúpula que sea firme y relativamente móvil. Puede encontrar quistes sebáceos con mayor frecuencia en el cuero cabelludo, la cara, el cuello y la espalda.

Tratamiento del acné y los quistes

El acné y los quistes pueden tratarse en casa, pero normalmente se recomienda acudir a un dermatólogo para obtener un diagnóstico más preciso y opciones de tratamiento más eficaces. Si quieres probar un tratamiento casero para el acné, puedes encontrar múltiples tratamientos para el acné de venta libre que contienen ácido salicílico. Este ingrediente suele ser eficaz para ayudar al tratamiento del acné. En cuanto a los quistes sebáceos, es posible que desaparezcan por sí solos. Los tratamientos caseros suelen incluir compresas calientes y mantener la zona afectada lo más limpia posible. En cuanto a los servicios de dermatología cosmética, un quiste suele ser extirpado quirúrgicamente para garantizar que no vuelva a producirse.

¿Cuándo debe acudir al médico?

Aunque siempre es una buena idea acudir al dermatólogo para el diagnóstico y el tratamiento, hay casos en los que el acné y los quistes desaparecen por sí solos. Dicho esto, es importante saber cuándo los remedios caseros no van a funcionar. Si has probado a tratar los quistes y el acné en casa sin éxito, podría ser el momento de acudir al médico. Además, si nota un olor desagradable, una pérdida de pus o experimenta dolor en el lugar de un quiste sebáceo, es importante que acuda a su dermatólogo de inmediato.

En North Pacific Dermatology, queremos ayudarle a vivir su vida más feliz y segura. Si usted tiene preguntas sobre el acné, establecer una consulta con nuestro equipo hoy. Juntos podemos encontrar el tratamiento del acné adecuado para usted.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.