Por Jamie Ducharme

12 de diciembre de 2017 12:01 PM EST

Si alguna vez has notado que los hombres parecen quejarse de estar enfermos mucho más que las mujeres, no estás solo. Incluso hay una palabra para la tendencia masculina a exagerar su sufrimiento: «

¿Pero los hombres realmente exageran, o puede que su experiencia de estar enfermo sea peor que la de las mujeres? El Dr. Kyle Sue, profesor de medicina familiar de la Universidad Memorial de Terranova (Canadá), quería averiguarlo, así que estudió detenidamente todos los estudios sobre la gripe relacionados con el sexo que pudo encontrar. Su revisión se publicó el lunes en el famoso y descarado número navideño de la revista BMJ, y aunque no presenta ningún hallazgo nuevo, es probable que haga que los hombres se sientan bastante satisfechos de sentirse enfermos.

En base a la investigación existente, Sue concluyó que el apodo de gripe masculina es «potencialmente injusto», citando estudios que sugieren que los hombres no están exagerando sus síntomas, sino que realmente tienen respuestas inmunes más débiles que las mujeres.

Una serie de estudios realizados en ratones o muestras de células humanas sugieren que las diferencias en las hormonas sexuales y de estrés de hombres y mujeres pueden afectar a los resultados de la gripe, en beneficio de las mujeres, escribe Sue. Sin embargo, los estudios en humanos han sido en su mayoría epidemiológicos: observando las tendencias y los patrones dentro de una población, en lugar de un experimento controlado dentro de un laboratorio.

Aún así, estos estudios y encuestas sugieren que los hombres con gripe son más propensos que las mujeres con gripe a morir o necesitar hospitalización; que las mujeres tienden a ser más sensibles a las vacunas contra la gripe que los hombres; y que los hombres informan que tardan más en recuperarse de las enfermedades respiratorias virales que las mujeres, escribe Sue.

Algunos estudios, añade, también han sugerido que la testosterona puede suprimir el sistema inmunitario, lo que apunta a una posible base evolutiva de la gripe masculina. La fuerza y la virilidad eran antes más importantes que la inmunidad para los hombres cargados de testosterona, escribe, que probablemente «morirían por un traumatismo antes de que una infección los matara». Según esta lógica, la gripe del hombre podría ser incluso un mecanismo de defensa, que mantuviera a los hombres debilitados tumbados y alejados de los depredadores y competidores durante el proceso de recuperación.

Hay importantes limitaciones en estos estudios: entre ellas los sesgos del autor, la baja calidad de algunas de las pruebas y un fallo de la revisión al no tener en cuenta las diferencias de comportamiento relacionadas con el sexo. Sue, que reconoce estos obstáculos, pide que se realicen más investigaciones que ayuden a determinar si el fenómeno es realmente psicológico o si hay una base fisiológica en la gripe del hombre.

Escribe a Jamie Ducharme en [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.