Todos conocemos los beneficios del ejercicio regular, incluido el footing. Es importante aumentar el ritmo cardíaco durante al menos 20 minutos al día, pero ¿es posible excederse? Según un estudio reciente, la respuesta es sí. De hecho, correr demasiado o con demasiada intensidad puede ser tan perjudicial para la salud como no hacerlo. En este caso, menos podría ser más.

Los peligros de excederse

Un estudio publicado recientemente en el Journal of the American College of Cardiology muestra que correr en exceso puede ser tan poco saludable como ser totalmente sedentario. El estudio realizó un seguimiento de algo más de 1.000 corredores y casi 4.000 no corredores durante doce años. Al final de ese período, 28 corredores y 128 no corredores habían muerto.

Aunque estos datos muestran que los no corredores tienden a morir antes que los corredores, los investigadores informaron de tasas de mortalidad más altas entre los que eran corredores más intensos que entre los que tenían regímenes de trote menos exigentes. Además, demostraron que el footing extenuante podía provocar una serie de problemas cardiovasculares, como la disfunción diastólica y el endurecimiento de las grandes paredes arteriales.

¿Cuánto es demasiado?

En el estudio, quienes trotaban a más de 11 km/h durante más de 4 horas a la semana, o quienes corrían más de 2,5 horas durante tres veces a la semana a la misma velocidad, tenían tasas de mortalidad similares a las de los individuos sedentarios. Parece que esta cantidad de carrera es tan perjudicial para la salud como sentarse a ver la televisión o navegar por Internet todo el día.

¿Cuánto es mejor?

Por otro lado, correr de forma más ligera era mucho más favorable. El horario óptimo para correr parecía consistir en lo siguiente:

  • 1,4 horas (una hora y 24 minutos) como máximo a la semana
  • 5 mph, o sea, unos doce minutos por milla
  • No más de tres días por semana

Los corredores con este tipo de régimen parecían tener la tasa de mortalidad más baja. Según los resultados del estudio, menos es más cuando se trata de correr. O más bien, para ser más exactos, la cantidad adecuada de carrera es más beneficiosa que el exceso.

Estudios futuros

Los investigadores afirmaron que habrá que seguir trabajando para obtener datos más fiables. Aunque este estudio siguió a una gran variedad de personas, no se tuvieron en cuenta otros tipos de ejercicio. Además, las rutinas de carrera fueron autoinformadas, lo que deja cierto margen de sesgo. Por último, la muestra de corredores intensos puede haber sido demasiado pequeña, ya que sólo 127 personas declararon tener hábitos de carrera intensos. Serán necesarios más estudios controlados antes de poder decir algo concluyente sobre la cuestión de si correr menos es realmente más cuando se trata de la salud.

Enlace a la historia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.