En este contexto, rara vez pensamos en lo que realmente significa la palabra feliz. Si eres un hablante nativo de inglés, probablemente asumes que sabes lo que significa ser feliz. También es probable que asuma que las personas de todo el mundo comparten una idea similar de lo que significa ser feliz (aunque pueden diferir en lo que les hace felices). Por último, probablemente cree que el concepto general de felicidad ha sido similar para los seres humanos durante eones (aunque, de nuevo, las cosas particulares que podrían haber hecho feliz a la gente hace unos pocos miles de años no son las mismas que las cosas que hacen feliz a la gente ahora).

Un fascinante artículo de Shigehiro Oishi, Jesse Graham, Selin Kesebir, y Iolanda Costa Galinha en la edición de mayo de 2013 de Personality and Social Psychology Bulletin explora lo que significa ser feliz tanto a través de las culturas/idiomas como a través del tiempo dentro de los Estados Unidos.

Este trabajo demuestra que hay grandes diferencias entre culturas en lo que significa el término felicidad. También se ha producido una deriva en el significado de la felicidad para los estadounidenses en los últimos 200 años.

Para explorar el significado del término felicidad, los investigadores recopilaron el término (o a veces los términos) de felicidad que se utilizan en 30 países diferentes. Muchos de estos países representaban lenguas diferentes (el francés en Francia, el chino en China), pero había varios países en los que había una lengua común (el inglés se habla tanto en Australia como en Estados Unidos; el español se habla en Argentina, Ecuador y España). Obtuvieron estos términos de los informantes que proporcionaron la mejor palabra (o palabras) utilizada para describir el concepto de felicidad. Los investigadores también proporcionaron su sentido del diccionario más autorizado en ese país.

Los asistentes a la investigación exploraron luego aspectos del significado de las palabras para la felicidad a través de los idiomas.

Una observación sorprendente es que en 24 de los 30 países, había un fuerte elemento de suerte asociado al significado del término felicidad. En el inglés utilizado en Estados Unidos, hay un uso menor del término para referirse a la suerte («That was a happy accident.»), pero en general la felicidad en Estados Unidos se refiere a un estado emocional individual. Otros países también tienen un componente del significado de felicidad que se refiere al estado emocional positivo.

Otra observación interesante de este análisis fue que cuanto más lejos están los países del ecuador, más surge el aspecto de la suerte en la felicidad. Los autores especulan que en los climas más fríos, las condiciones ambientales desempeñan un papel más importante en el éxito y el bienestar que en los climas más suaves.

Otros análisis examinaron los cambios en el uso del término happy en inglés durante los últimos cientos de años. Uno de los análisis demostró que el uso de las palabras happy y happiness en los discursos sobre el Estado de la Unión pronunciados por los presidentes de EE.UU. ha disminuido a lo largo de los años. Además, se ha producido un cambio. En el siglo XIX, cuando los presidentes hablaban de felicidad, se referían a la suerte y la prosperidad. Sin embargo, a mediados y finales del siglo XX, cuando los presidentes hablaban de felicidad, se referían a la emoción positiva de la satisfacción.

Un segundo análisis analizó la frecuencia con la que los libros de Estados Unidos hablaban de una nación feliz frente a una persona feliz. Es decir, si la felicidad es una circunstancia asociada a la suerte y la prosperidad, entonces deberíamos hablar de ella en referencia a grupos como el país. Si la felicidad es un estado emocional interno, entonces deberíamos hablar de ella relacionada sobre todo con las personas.

Para explorar esta cuestión, los investigadores buscaron las frases happy nation (nación feliz) y happy person (persona feliz) en los libros en inglés publicados en Estados Unidos en la base de datos digital de Google entre 1800 y 2008.

En 1800, era mucho más probable que la gente hablara de una nación feliz que de una persona feliz. El número de referencias a una nación feliz disminuyó constantemente a lo largo de la década de 1800, y para 1900, era relativamente raro. A partir de 1925, aproximadamente, se produjo un repunte en el uso del término persona feliz.

Hay dos aspectos interesantes en estos análisis de datos. En primer lugar, en EE.UU. se ha pasado de considerar la felicidad como un estado causado desde el exterior por la suerte y la prosperidad a un estado emocional interno que está bajo el control de la persona. En segundo lugar, la opinión de que la felicidad implica fuertes elementos de fuerzas externas como la suerte sigue siendo común en todo el mundo, aunque no lo sea en Estados Unidos.

Esta cuestión es importante, porque gran parte del mundo científico utiliza el inglés como base para describir estados y procesos psicológicos clave. Si el inglés es un poco extravagante en la forma en que utiliza uno de estos términos, eso puede tener una profunda influencia en lo que la ciencia cree que debe estudiar.

Por último, incluso si no eres un científico, es importante darse cuenta de que hay muchos componentes de la felicidad. Si se siente triste, entonces puede ser propenso a centrarse en lo que está mal en usted que le hace infeliz. Sin embargo, cuando te das cuenta del papel que desempeñan las situaciones de la vida en la felicidad, te ayuda a ver cómo el cambio de tu entorno también puede cambiar tu perspectiva de la vida.

Sígueme en Twitter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.