Después del parto, las mujeres experimentan un descenso drástico de los niveles hormonales de estrógeno. Muchos han planteado la hipótesis de que este descenso de los niveles de estrógenos puede precipitar la depresión posparto (DPP) en individuos susceptibles, y varios estudios han explorado el uso de estrógenos para el tratamiento de la depresión después del parto.

En un estudio doble ciego y controlado con placebo que incluyó a 61 mujeres con DPP, Gregoire y sus colegas demostraron que la terapia transdérmica con estrógenos puede ser beneficiosa. Aunque este estudio era pequeño y estaba confuso por la inclusión de pacientes que estaban siendo tratadas simultáneamente con medicamentos antidepresivos, es el primero en demostrar que el estrógeno solo o cuando se utiliza junto con un antidepresivo puede ser útil en mujeres con DPP.

Más recientemente, Ahokas y sus colegas han demostrado que el estrógeno era eficaz en mujeres con DPP que tenían niveles bajos de estrógeno. En este ensayo abierto, 23 mujeres con DPP fueron tratadas con estradiol sulingual. A las dos semanas de tratamiento, 19 de las 23 mujeres experimentaron una remisión de sus síntomas depresivos. No está claro si estos resultados pueden generalizarse a todas las mujeres con DPP, ya que la mayoría de las mujeres tenían niveles de estrógeno muy bajos. (En 16 de las 23 participantes, las concentraciones de estrógenos eran incluso inferiores al valor umbral de insuficiencia gonadal.)

Aunque estos estudios sugieren un papel del estrógeno en el tratamiento de las mujeres con depresión posparto, los tratamientos hormonales siguen siendo experimentales. El estrógeno administrado en el periodo posparto agudo no está exento de riesgos y se ha asociado a cambios en la producción de leche materna, así como a un mayor riesgo de eventos tromboembólicos significativos, incluyendo el ictus y la trombosis venosa profunda.

Los antidepresivos son seguros, bien tolerados y muy eficaces y siguen siendo la primera opción para las mujeres con DPP. El aumento de estrógenos suele reservarse para los casos en los que hay evidencia de deficiencia de estrógenos o cuando la depresión parece especialmente refractaria al tratamiento.

Ruta Nonacs, MD PhD

Gregoire AJP, Kumar R, Everitt B, et al. Transdermal oestrogen for treatment of severe postnatal depression. Lancet 1996; 347: 930-933.

Ahokas A. Kaukoranta J. Wahlbeck K. Aito M. Estrogen deficiency in severe postpartum depression: successful treatment with sublingual physiologic 17beta-estradiol: a preliminary study. Journal of Clinical Psychiatry 2001; 62: 332-336.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.